Monday, July 03, 2006

Hay una ley internacional de aviones:
no se puede despegar si no hay un bebe que llore.

2 comments:

Eli. said...

A la inocencia le estaba naciendo un diente....
murmullos de dolor mojaron el aire,
y esto sirvio de sacrificio contra la turbulencia.

Es apropiado decir..."Honey, am home"...aun ahora que home es solo un museo de recuerdos.

Luis Henao said...

Welcome back, poeta.

Te espero en NY